Cómo cuidar tu piel para evitar que la tengas atópica

¿Sabías que al menos el 15% de todas las personas en el mundo sufren de alguna patología dermatológica? Pues eso no es nada, porque la cifra va en aumento. Por esa razón es muy importante conocer la manera correcta de prevenir la dermatitis atópica.

Enrojecimiento de la piel, sequedad o ardor, son los signos de alarma que anuncian una piel atópica

La dermis es una capa delicada que requiere cuidados, hidratación y atención especial, así que presta atención porque vamos a darte algunas pautas para cuidar la salud de tu piel como se merece.

Eccema atópico, cuidado con tu piel

Aunque esta afección suele aparecer en los primeros años de vida debido a factores genéticos, también es posible su aparición en la edad adulta. 

Pero no solo en la herencia familiar está la clave: otros factores que intervienen en su aparición están relacionados con malos hábitos, una dieta desequilibrada, el medioambiente o, (no te lo vas a creer) el tipo de ropa que usamos.

Claves para detectar una piel atópica

Existen una serie de señales que tu piel suele enviar para decirte que estás frente a una dermatitis atópica, así que presta atención ante la aparición de alguno de los siguientes síntomas porque puedes estar ante caso de eccema:

  • Piel seca, rugosa, escamosa, enrojecida y con picor. En ocasiones, se presenta en forma de ampollas que pueden llegar a supurar hasta secarse.
  • Las zonas afectadas suelen ser las de flexión, como la parte interna de los codos y detrás de las rodillas, aunque puede llegar a expandirse a otras partes del cuerpo como el cuello, el rostro, las manos y los pies.
  • Normalmente afecta a bebés y niños, aunque también puede darse en adultos.
  • En los bebés, esta afección se ve reflejada con una piel seca y escamosa.
  • En los niños, la dermatitis atópica suele manifestarse en las áreas de flexión, además de en piernas y glúteos.
  • Cuando se presenta en adultos, la irritación abarca el rostro y varias partes del cuerpo.
  • Y por si fuera poco, genera un intenso picor, por lo que puedes desarrollar lesiones a raíz de rascarte.

Consejos importantes para prevenir dermatitis atópica

En la vida, muchas de las afecciones que padecemos escapan a nuestro control. Los supuestos congénitos o la sintomatología derivada de patologías heredadas son dos aspectos que no podemos controlar.

Pero hay muchas otras enfermedades que sí podemos prevenir, e incluso curar. En el caso de la dermatitis atópica, mantener una serie de rutinas y pautas de limpieza e higiene ayudará a evitar padecer este molesto trastorno.

Hidratación diaria

A priori, la hidratación es importante para todo tipo de piel, por lo que es incuestionable que también ayudará a prevenir dermatitis atópica.  Sobre todo porque en esta afección la piel se vuelve seca, pudiendo incluso llegar a agrietarse.

Los especialistas en el cuidado de la piel recomiendan mantener una rutina diaria que nutra la piel en profundidad con la finalidad de proteger la barrera cutánea de la zona afectada.

Para ello, existen una serie de productos que te ayudarán a mantener la piel hidratada, como los aceites suaves indicados para pieles secas y con tendencia atópica que puede usar toda la familia.

Son productos formulados con complejos hidratantes y relipidizantes que actúan de forma preventiva contra las irritaciones, aliviando el picor e hidratando la piel gracias a su función de restauración dérmica.

Los bálsamos y las cremas hidratantes ayudan a aliviar el picor mientras nutren, protegen e hidratan tu piel. 

El mantenimiento de la microbiota de la piel es fundamental para prevenir y aliviar la piel atópica, por eso las características no comedogénicas y la ausencia de siliconas, colorantes o aceites minerales de productos como los bálsamos hidratantes anti-irritaciones son una gran ayuda para el cuidado de la piel.

¿Un truquito? Si conservas tu crema hidratante en la nevera, al aplicarla fría aliviarás la sensación de picor. 

Presta atención a la hora del baño

Los jabones con pH neutro son ideales para prevenir dermatitis atópica y evitar brotes. Es importante el cuidado de la piel sensible y más aún la de los niños, pero en este tipo de casos es recomendable usar productos que no contengan jabón, porque pueden resecar más la piel.

Lo mejor es utilizar productos de higiene que sean hipoalergénicos y sin aroma, como las lociones corporales, los aceites de ducha o los bálsamos emolientes para niños con piel atópica, especialmente indicados para el cuidado de los más pequeños.

Cuida la vestimenta

Nuestra ropa no es solo una cuestión de estilo, sino de salud. Lo mejor para prevenir dermatitis atópica es optar por prendas que sean 100% de algodón. Evita todas las fibras sintéticas y las lanas, ya que suelen agravar las alergias en la piel.

Cuando vayas a lavar tus prendas de ropa, lo mejor es enjuagar con abundante agua las veces que sean necesarias hasta estar seguros de haber eliminado en su totalidad el detergente. 

Está claro que no vas a poner en bucle el botón de enjuagado de la lavadora, así que aplica la cantidad de detergente justa para evitar restos tras el lavado y limita en lo posible el uso de suavizantes.

Mide el tiempo y la temperatura del agua en la ducha

A la hora de bañarte, los cuidados para piel atópica incluyen que la ducha sea corta y que el agua no esté muy caliente. De esta manera, evitarás que la barrera cutánea se dañe. 

Con ducharse una vez al día es suficiente y con agua templada. No es necesario pasar frío, y menos en pleno invierno, pero sí evitar extremos de temperatura muy elevados. Recuerda: seca tu piel con suavidad sin hacer mucha fricción con la toalla.

Más relajación, menos estrés

Aunque no lo creas, las situaciones que generan estrés, frustración o nerviosismo, suelen ocasionar brotes de dermatitis atópica

La recomendación para prevenir dermatitis atópica es que practiques técnicas de relajación para evitar estas situaciones que afectan el estado de tu piel y de tu salud en general.

Evita alimentos que aumenten los síntomas

A pesar de que esta enfermedad no se trata de una alergia, ingerir algunos alimentos determinados puede ocasionar la aparición de un brote. 

Aunque debes mantener una alimentación equilibrada siempre, para evitar la piel atópica es conveniente no abusar de alimentos como leche, huevos, frutos secos, soja, cítricos, chocolate, trigo, mariscos y fresas (ánimo, lo del chocolate se acaba superando).

Incluye una dieta rica en grasas saludables

En contraposición a los alimentos que es preferible evitar, también es conveniente prevenir dermatitis atópica llevando una dieta rica en algunas sustancias, como las grasas omega-3, vitamina A, vitamina E y vitamina C. 

Todas ellas en conjunto aportan beneficios que ayudarán a prevenir y  controlar la enfermedad.

Cuida el ambiente en casa

Y no solo estamos hablando del “buen rollo'', que también te lo recomendamos. Si dentro de tu casa el clima es seco, necesitas prestar especial atención a los cuidados de la piel atópica, así que procura mantener un ambiente fresco o frecuentar lugares con un clima húmedo, notarás una mejora inmediata. 

Lo ideal es que exista un equilibrio entre los ambientes interiores y exteriores de tu casa. Utiliza el aire acondicionado y la calefacción de forma moderada, e instala humidificadores para mantener el control sobre el nivel de humedad.

¿Tiene cura la piel atópica?

La dermatitis atópica es una afección de la piel que no posee cura como tal. Al aparecer un brote, la persona es propensa a que aparezcan otros más, lo que la convierte en una afección de por vida.

Cuando esta enfermedad hace su aparición, lo hace por un patrón genético, lo que indica que es hereditario, aunque no se conoce a ciencia cierta por qué ocurre. Sin embargo, se presume que aparece cuando existe una carencia de proteínas y una bajada en los niveles de concentración de ácidos grasos fundamentales para la piel.

Cuando los brotes son muy crónicos, la administración de corticoides, antibióticos y antihistamínicos se convierte en un protocolo necesario pero, tal y como te hemos contado, el uso de productos farmacológicos para prevenir y curar la piel atópica pueden constituir un aliado perfecto para mejorar los síntomas de la dermatitis atópica y aliviar su aparición.